“La Bestia”: Conozca las sorprendentes características del auto de Obama


ESTADOS UNIDOS.- Aunque es capaz de resistir un ataque con misiles y ametralladoras, la poderosa limusina puede tener dificultades ante un simple obstáculo callejero.
Dicen que más que un automóvil, similar a una limusina, es un tanque de guerra con estilo.
Las características especiales de “La Bestia” (el carro), tienen que ver con su seguridad. Es impenetrable por su estructura blindada de gran grosor capaz de resistir el impacto directo de bombas y granadas; tiene accesorios de defensa como cámaras de visión nocturna y bombas automáticas.
Tiene además una sala de emergencias con muestras de sangre compatibles con el presidente y tanques de oxígeno.
Para sumarle a la paranoia, aún dentro del mismo carro, el mandatario va en una cabina adaptada C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea, reforzada con una puerta del grosor de un jet Boeing 757 que impide el paso al asiento donde se encuentra.
Y si cualquier imprevisto llegara a pasarle al gobernante, éste cuenta con un “botón de pánico” para prender la alerta inmediata.
La comodidad y el disfrute no fueron dejados de lado en la concepción del automóvil.  “La Bestia” tiene asientos que se adaptan a la anatomía de quien se siente, en este caso la de Barack Obama quien puede disfrutar de su música preferida ya que cuenta con un radio con espacio para 10 CD con control remoto.
El auto fue diseñado a petición del servicio secreto por General Motors y es capaz de resistir ataques bioquímicos, el impacto directo de bombas, cohetes o disparos de francotiradores.
La estructura de este coche se compone de aluminio, acero, cerámica y titanio. El vehículo mide 5,5 metros, tiene un motor de 6,5 litros y pesa la friolera de 7 toneladas, algo comprensible si se tiene en cuenta que el blindaje de las puertas tiene un grosor de más de 20 centímetros.