Mujer grabada desnuda recibe indemnización millonaria


REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Durante años, Erin Andrews confesó haber sufrido todo tipo de traumas personales tras ser grabada completamente desnuda por un acosador en una habitación de un hotel de Nashville, en Tennesse. Ahora, la célebre periodista de 37 años será indemnizada por un total de 55 millones de dólares, los que un jurado ha condenado a pagar a la cadena de hoteles Marriot por facilitar el delito a Michael David Barrett, su acosador, también parte de la demanda.
Los hechos sucedieron en 2008, cuando el hombre condenado a 30 meses de prisión, tres años de libertad condicional, 5.000 dólares en multas y otros 7.336 en otras compensaciones, logró el número de habitación de la atractiva periodista y la grabó desnuda a través de una cerradura que había forzado previamente para poder usar su teléfono. Barrett consiguió grabar a la estrella mediática en dos ocasiones, una en un Marriot de Nashville, y otra en Columbus, Ohio, para después colgar la primera grabación en internet.
En poco tiempo, el vídeo en cuestión se volvió viral y millones de personas pudieron verla sin ropa, lo que para ella supuso una enorme humillación y el pasar por etapas de depresión, según explicó durante el juicio. Los abogados de Andrews alegaron que el hotel pudo haber hecho algo para impedirlo y en consecuencia la demanda por un total de 75 millones de dólares.
Tras un día de deliberaciones, el jurado decidió que la indemnización fuera de 55 millones de dólares, en un caso que ha generado multitud de titulares en las últimas semanas. Andrews explicó durante el proceso que el vídeo le ronda constantemente la cabeza. “Pienso en ello cada día”, indicó. “Uno de los peores pensamientos que tengo es cuando camino alrededor de un estadio y pienso: ‘Dios mío, todo el mundo en este estadio ha visto ese vídeo”.
Lo peor, confiesa, es que sabe que todavía está disponible en internet, que hay estudios que calculan que más de 16 millones de personas lo han visto, y que siempre habrá alguna forma para los curiosos de encontrarlo. “Está en internet ahora mismo… va a estar en internet hasta el día en que me muera”, dijo entre lágrimas.
Barrett era un ejecutivo de una compañía de seguros con sede en Chicago cuando decidió seguir a Andrews y grabarla. El acosador de la periodista se declaró culpable y fue sentenciado a dos años y medio en prisión, de los que cumplió 20 meses. Ahora se enfrenta a una indemnización millonaria junto a West End Partners, el dueño de la franquicia Marriot en Nashville, y a Windsor Capital Group que opera el hotel.