Que se avecina? Obama y líderes asiáticos refuerzan su unidad frente a Corea del Norte


WASHINGTON, Estados Unidos.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reforzó hoy con varios de sus homólogos asiáticos, entre ellos el mandatario chino, Xi Jinping, la unidad frente a las recientes amenazas de Corea del Norte, con un llamado a que se hagan cumplir las últimas sanciones impuestas por la ONU al régimen norcoreano.
En el marco de la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear, que comienza hoy en Washington, Obama mantuvo primero un encuentro a tres bandas con su homóloga de Corea del Sur, Park Geun-hye, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, al que siguió una reunión bilateral con Xi.
“Estamos unidos en nuestros esfuerzos de disuasión y defensa contra las provocaciones de Corea del Norte. Somos conscientes de que nuestra seguridad está vinculada, de que tenemos que trabajar juntos”, comentó Obama tras su reunión con Park y Abe.
Asimismo, el presiente enfatizó que es importante que toda la comunidad internacional “haga cumplir” las últimas sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU a Corea del Norte por sus pruebas nucleares y de misiles.
Esas sanciones, financieras y comerciales, se produjeron en respuesta a la cuarta prueba nuclear de Pyongyang, realizada en enero, y al lanzamiento de un cohete espacial en febrero, considerado un ensayo de misiles encubierto por la mayor parte de la comunidad internacional.
Esta misma semana el régimen norcoreano disparó un nuevo misil de corto alcance, en lo que supone el quinto lanzamiento de este tipo desde principios de mes.
Según Obama, durante su reunión con Abe y Park se acordó que los tres países evalúen en las próximas semanas y meses “pasos adicionales” que se pueden tomar “colectivamente” para “restaurar un sentido de estabilidad y paz en la región”.
En la misma línea, Park comentó que el encuentro de hoy sirvió para “reforzar todavía más” la coordinación frente a la amenaza nuclear de Corea del Norte.
Por su parte, Abe anotó que una Corea del Norte nuclear y con potencial de lanzar misiles “es una amenaza directa y grave” para toda la comunidad internacional, al afirmar que es necesario “promover una mayor cooperación” en el ámbito de la seguridad entre EE.UU., Corea del Sur y Japón.
A comienzos de marzo, EE.UU y Corea del Sur iniciaron las conversaciones sobre el despliegue del “escudo antimisiles” estadounidense THAAD en el país asiático, un polémico proyecto que ha generado el rechazo de China y Rusia.
China ha declarado en numerosas ocasiones su oposición al despliegue del sistema, al considerar que sus radares pueden captar información militar confidencial china, mientras Rusia ha denunciado que el sistema permitiría inspeccionar espacio aéreo de algunas regiones de su extremo oriental.
Tras el encuentro con Park y Abe, Obama sostuvo un encuentro bilateral con Xi y, al comienzo, dijo que ambos están “comprometidos con la desnuclearización de la península coreana y la plena aplicación de las sanciones de la ONU”.
Asimismo, Obama indicó que EE.UU. y China pueden “profundizar” su cooperación en materia nuclear, “en particular contra el contrabando”.
Mientras, Xi destacó que los dos países han mantenido una “comunicación y coordinación efectiva” en lo relativo a la amenaza nuclear norcoreana.
En términos generales, el mandatario chino recordó que su país y EE.UU. mantienen “disputas y desacuerdos” en algunas áreas, pero abogó por buscar soluciones “a través del diálogo y las consultas”, sobre la base “del respeto recíproco de los intereses fundamentales y las preocupaciones principales”.
Poco antes de la bilateral entre sus líderes, Estados Unidos y China anunciaron que firmarán el próximo 22 de abril, el primer día que es posible hacerlo, el pacto global sobre cambio climático alcanzado en diciembre en París con el objetivo de dar ejemplo a otros países y acelerar su entrada en vigor.
La cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear se inaugurará esta noche con la cena de bienvenida en la Casa Blanca que ofrecerá Obama a los líderes de más de 50 países que asisten a la cita.
Rusia decidió no acudir a la cumbre porque sintió que hubo “falta de cooperación a la hora de elaborar la agenda” del encuentro, según explicó este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.
El asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, afirmó hoy a los periodistas que la ausencia de Rusia es “contraproducente” y la vinculó a una “declaración política” por parte de Moscú debido a las diferencias con Washington en asuntos como el conflicto en Ucrania.
La cumbre, que se cerrará a última hora del viernes, tiene como principal objetivo “impedir que los terroristas obtengan y utilicen armas nucleares”, según adelantó hoy Obama en un artículo publicado en el diario The Washington Post.