Deja de fumar definitivamente con estos consejos

Para la neumóloga Cintia Merinas, un fumador es un enfermo de tabaquismo, por el momento, y potencialmente de diferentes tipos de cáncer y de enfermedades inflamatorias crónicas.


El tabaco es la principal causa evitable de enfermedad, incapacidad prematura y muerte en los países desarrollados. 
Es el momento de dejar de fumar. Para ello, para conseguir una abstinencia absoluta del tabaco, se debe establecer un plan individual con un Día D para dejar de fumar y la preparación de estrategias que ayuden a afrontar las dificultades que aparezcan.
10 razones positivas para dejar de fumar
1. Tus sentidos del gusto y el olfato, atrofiados por la llegada al aparato respiratorio de las sustancias nocivas del tabaco, volverán a ponerse en marcha para que degustes tus sabores favoritos y puedas reconocer el olor de las personas a las que quieres.
2. Tendrás una piel brillante a los escasos días de dejar la exposición al humo del tabaco.
3. Tu boca y dientes lucirán mejor, con mayor higiene, mejorando esa sonrisa que mereces que te acompañe en la vida.
4. Tolerarás mejor el ejercicio, serás más ágil y te sentirás más libre para moverte por el mundo.
5. El reto personal que te planteas al decidir abandonar el tabaco te hará más fuerte y feliz, y el éxito del abandono alimentará tu autoestima al dejar de ser prisionero de esta droga.
6. Darás ejemplo. Conoces los efectos del tabaquismo y no los quieres para tus hijos, hermanos y amigos.
7.Tus bolsillos te lo agradecerán. El tabaco supone diariamente un gasto importante que podrás disfrutar en otras actividades y complementos que aporten salud a tu futuro.
8. Crearás ambientes más limpios y saludables, libres de humo, para disfrutar de tu tiempo con los más pequeños y más mayores.
9. Evitarás el desarrollo de enfermedades que empeoran tu calidad de vida y por las que tendrías que tomar pastillas a diario.
10. Tu tiempo es importante, perderlo en un cigarrillo no es una buena idea. Podrás dedicar esos minutos a otras tantas cosas con las que te sentirás más satisfecho.
Hazlo ya en 5 pasos
Toma tú la decisión basándote en una lista de motivos, márcate una fecha y comunícasela a tus familiares y amigos.
Elimina todo el tabaco, mecheros y ceniceros de tu alrededor la víspera del día D.
Combate las ganas de fumar con agua, respiraciones y deporte, y evita, al menos los primeros días, situaciones de riesgo como el café o las comidas copiosas.
No pienses en el cigarrillo como algo bueno que has perdido y acuérdate de las ventajas de no fumar: mejora tu aspecto físico, ahorras dinero, respiras mejor…
Recuerda que las ganas de fumar se quitan dejando de fumar. Cada cigarrillo que enciendes perpetúa una serie de mecanismos cerebrales que son la base de la dependencia a la nicotina.