Dios no es un relajo: Pastor asesinado en cita con prostituta


MÉXICO.- El mayor castigo que puede haber para una persona, que es el perder la vida, recibió el pastor evangélico asesinado en la ciudad de San Luis, Rio Colorado, por haberse dejado llevar por los placeres carnales.
Y es que la investigación del caso, efectuada por agentes de la Policía Estatal Investigadora (PEI), se descubrió que si el prelado cayó en las garras de los criminales que lo ultimaron, fue por haber querido tener sexo con una joven 31 años menor.
Héctor García Urías, quien tenía 55 años de edad, se dedicaba a buscar prostitutas en Internet, y fue así como encontró el anuncio de Jéssica Sánchez Medina, de 24.
Jéssica fue contactada por el pastor evangélico quien se puso de acuerdo con ella para verla en su casa, durante su visita a esta ciudad, que el hombre dijo que era para convivir con su madre.

Sin embargo, en realidad, García deseaba reunirse con esta joven mucho menor que él y, con ese fin, engañando a su familia, dijo que iría a lavar su vehículo, la noche del domingo.
Pero García no contaba con que el marido de Jéssica, Samuel Alberto Gómez Zazueta ‘El Samy’, de 19 años, había revisado en Facebook a García y sabía que tenía un Toyota Corolla, modelo 2015, por lo cual pidió a su mujer que lo atrajera a su casa, para ahí robarlo.
Gómez llamó a su cómplice habitual, Salvador Ruiz Candela ‘El Chino’, de 21, para que juntos someter al pastor.
Y así fue. García cayó en la trampa y, al intentar resistirse al robo, fue golpeado y acuchillado en la cabeza, hasta perder la vida.

El automóvil que tanto ansiaban los jóvenes resultó, al final, una prenda comprometedora, por lo cual fue vendido en la nimia cantidad de 400 dólares, para deshacerse rápidamente de él.
Jéssica y sus cómplices ya están en prisión.
Vía TiempoCristianos