"Soy vicecónsul, sí, pero nunca he trabajado en ese país", confiesa una botella dominicana


SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- "Soy vicecónsul, sí, pero nunca he trabajado en ese país", confesó impúdicamente, aunque a reservas de anonimato, uno de los incontables dominicanos que parasitan en la nómina del servicio exterior. Mas la impudicia no quedó ahí, el “vicecónsul” explicó la causa fehaciente de su suerte: su familia tiene vínculos con el poder y el cargo se lo dieron “por el trabajo de mi padre".
Una extensa nota de la agencia noticiosa Reuter, firmada en Santo Domingo por su corresponsal Ezra Fieser”, pone el dedo en la llaga de un servicio exterior que, lleno de “botellas”, desacredita la imagen del país.
Fieser introduce su nota reconociendo que en muchos países pobres los puestos diplomáticos son especie de prebendas, pero en América Latina, la República Dominicana tiene pocos rivales cuando se trata de clientelismo político y de malgastar el dinero de los contribuyentes.
Alude Freiser que una lista proporcionada por el país cita a 77 personas ejerciendo funciones en las Naciones Unidas, 63 en Nueva York y 14 en Suiza, pero en el Libro Azul de la ONU solo aparecen acreditados 37.
Para demostrar hasta dónde el país aventaja a otros del hemisferio, el periodista de Reuter cita a Colombia, con cuatro veces la población dominicana y con una economía seis veces mayor, con solo 16 diplomáticos en la ONU. México, el segundo  país más grande de la región por la población y el producto interno bruto (PIB), solo tiene 21.
Apunta el periodista que el tema de la supernumeraria nómina se planteó de nuevo en marzo pasado, cuando los cónsules en Nueva York y Boston, Luis Lithgow y Ana Gratereaux, respectivamente, tuvieron que ser destituidos porque el Departamento de Estado se negó a aceptar su acreditación por ser ambos ciudadanos norteamericanos.
La nota de Reuter recoge también opiniones sobre el tema de Julio César de la Rosa, presidente de la Alianza Dominicana contra la Corrupción, y del economista e historiador Bernardo Vega, quien fuera embajador en Washington.
Freiser señala igualmente que, además de la ONU, en Nueva York hay otros 97 funcionarios adscritos al servicio exterior, 56 en Miami, 28 en Boston, 14 en Nueva Orleans y 10 en San Francisco, a los que se suman alrededor de una treintena en la Organización de los Estados Americanos en Washington
7 Dias