Bajar de peso comiendo solo CARNE pero sabes el peligro de adelgazar con la misma?


En una ocasión, una conocidísima presentadora me dijo: “yo con la dieta que más he adelgazado ha sido con la de carne”, para añadir seguidamente que no le gustaba decirlo porque sabía que no era muy sano. Y efectivamente no lo es, aunque es una de las que más adelgaza.  En la actualidad casi un 40% de la población adulta sufre sobrepeso, y es precisamente la dieta proteínada una de las que más se sigue, aunque se considera arriesgada para la salud, siendo incluso  promocionada por algunas clínicas de adelgazamiento.
La dieta consiste en dejar de tomar carbohidratos, incluso los de las verduras y frutas, y tomar carne. El organismo, al no tener la energía que precisa, la saca de las grasas, en un proceso denomidado cetosis. Sin embargo, existe el riesgo de que el organismo en vez de sacarla de las grasas lo haga de las propias proteínas, lo que significa que la sacaría de la masa muscular, que no son sólo los músculos de brazos y piernas, sino que también incluye el sistema respiratorio o incluso el corazón. Al principio de la dieta en la que sólo se toma carne y algunas verduras con bajo nivel glucémico como apio, acelgas, berros, puerro… se pierde bastante peso y, lo que es muy arriesgado, se deja de tener hambre. Algunas personas que realizan este tipo de dietas sufren problemas como caída de pelo, decaimiento y, en el caso de las mujeres, incluso trastornos mestruales. Por otra parte, es frecuente el efecto rebote: recuperar lo perdido y más, cuando se abandona la dieta y se vuelve a las costumbres alimenticias habituales. La mayoría de los médicos aconsejan una dieta equilibrada y la realización de ejercicio moderado: hay que tener cuidado con las dietas milagro.