Video: Estrategia de una CHAPIADORA. No te dejes amarrar






Las llamadas Chapiadoras se han protagonizado en nuestra sociedad como sinónimo de mujer peladoras, interesadas y aprovechadas, el diccionario libre define el término como “la mujer que se dedica a quitarle el dinero a los hombres a cambio de sus favores sexuales”
Bien sabemos que además de placeres sexuales esta se ve interesada en el dinero para la adquisición de vestimentas, servicios de belleza, pagos de gastos básicos (renta de inmueble, facturas de celular, universidad) y cualquier otra necesidad; éstas ejercen un método de prostitución, digamos que un poco más refinado, porque el intercambio de sexo o compañía por dinero es prostitución; así que el perfil psicofísico de la Chapiadora es en su gran mayoría, similar al de las trabajadoras sexuales.
La psicóloga dominicana Mary Ann,  doctorada en la Universidad Alcalá de Henares, la describe  de esta manera:
“Una persona con baja autoestima, son dependientes del dinero, posee una marcada inmadurez emocional, nivel educacional muy bajo, son un reflejo de la cultura patriarcal y machista, lo que permite reforzar este fenómeno”.
Así mismo el escritor, Profesor de Filosofía y Licenciado en Antropología Social Andrés Carmona, nos expone que las mujeres proclive a estas actividades han mostrado limitación intelectual, inestabilidad emocional, inconstancia y abulia laboral, contendencia al desorden financiero, el derroche y al lujo ostentoso; presentando conductas irreflexivas superficiales y transgresoras,  con propensión a la diversión y aturdimiento en una supuesta vida dedicada a pasarla bien, que contrasta con el pesimismo y desesperanza en relación a su futuro, falta de discernimiento entre lo verdadero y lo falso. Espíritu aventurero irreflexivo sin medir las consecuencias. Cierta ingenuidad y credulidad en las promesas de terceros.
Las consecuencias psicológicas de la situación que se le manifiestan a la ya mencionadas, Chapiadoras, son los trastornos mentales de tipo disociativo, exactamente una  disociación psíquica entre lo que se muestra públicamente y el carácter “privado” de la personalidad chapiadora.
Esta desmembración es un mecanismo de defensa frente a los conflictos psíquicos y las incomodidades que se les pudiera presentar en una relación, tales como situaciones de violencia, disgustos con el aspecto del prospecto u otros contextos indeseados.
En un estudio se seleccionaron cinco países Estados Unidos, Turquía, Zambia, Sudáfrica y Tailandia, con personas prostituidas y el mismo mostró  la presencia de trastornos psiquiátricos que incluyen la disociación mental.
“El hecho de someterse a actividades y relaciones sexuales de manera repetitivas no deseada entraña una disociación psíquica con el fin de apartar los dos mundos del individuo, y sobre todo para resguardar al dominio privado de daños ejercitados en el campo de la prostitución con la de reducir lo experimentado en este último.
Las chapiadoras en algunos casos se ven, además, sumergidas en trastornos sexuales en muchos de los casos vemos:
  • Trastorno del deseo: Aversión al sexo o frigidez.
  • Trastorno orgásmico: Anorgasmia.
  • Trastorno por dolor: Coito excesivamente doloroso o vaginismo.
  • Trastorno de la excitación: Sequedad vaginal
  • Trastorno de la identidad sexual: Incoherencia entre el físico y la identidad sexual de género
  • Acoso sexual
  • Hipersexualidad: Adicción excesiva al sexo
  • Exhibicionismo: Consiste en mostrar los órganos sexuales a otras personas.
  • Masoquismo: Es la excitación sexual al verse maltratado o humillado por otro.
  • Sadismo: Es la excitación sexual que se produce siendo cruel con otra persona.
En cuanto a otras enfermedades está también la depresión, ansiedad adicción a sustancias, aplanamiento también nombrada indiferencia emocional, es aquel estado en el que la persona muestra pobre reacción por abrumamiento o pérdida de la vida, baja autoestima, etc.
  • Recomendaciones:
Para su tratamiento en terapia  psicológica se procedería a detener primero la actividad del ¨Chapeo¨ o sea cortar con la o las relaciones cuyo móvil es exclusivamente interés económico o de algún tipo de interés, luego proceder a rehabilitación psicológica y médica.Se exhorta el apoyo familiar y psicológico a aquellas mujeres que muestren indicios tales como:
  • La necesidad imperiosa de artículos de belleza
  • Vanidad por su físico
  • Historial de agresión sexual a temprana edad
  • Procedencia de familia desestructurada con imagen del padre muy devaluada y la Madre ausente o inconsistente
  • Falta de límites y rebeldía.
Se debe monitorear constante a la paciente y ofrecer terapia periódica de corto plazo, implementando estrategias según las patologías que se presenten como la desvictimización, este término según Laura Gómez, Criminóloga, explica que consiste en lograr que una víctima deje de serlo y que vuelva a recuperar el control sobre su propia vida, permite despojarse de la culpa, la vergüenza, la resignación, el miedo y todas aquellas creencias que las mantienen sujetas al dolor y al sufrimiento y no las dejan tomar consciencia de que parte de la responsabilidad de construir desde hoy nuestro mañana depende de nosotros.

VIDEO