Empresarios proponen usar fondos de pensiones en proyectos público-privados


Las alianzas público-privadas podrían constituir una herramienta útil para suplir las múltiples necesidades que tiene el país, de cara a las metas de desarrollo. Líderes del sector empresarial aprovecharon la Expo Mercado de Valores RD 2016 para plantear la necesidad de utilizar los fondos de pensiones con el fin de crear proyectos público-privados que generen riqueza y disminuyan pobreza.
Para el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Rafael Blanco Canto, el manejo que se da a los fondos de pensiones podría ser más eficiente, no solo por medio de las inversiones en títulos de Banco Central, sino por medio de proyectos que generen mayores rendimientos para los cotizantes en el sistema y que, además, respondan a la ejecución de proyectos que respondan a necesidades sociales de gran relevancia.
Además de ser utilizados en la construcción de viviendas de bajo costo para combatir el déficit habitacional (una sugerencia bastante discutida), se podrían utilizar en infraestructura colectiva. “Los fondos de pensiones están en nada”.
Otro de los aspectos resaltados por Blanco Canto es la necesidad de eliminación de trabas para la inversión, debido a que existe un complicado sistema de permisología que dificulta y retrasa la ejecución de cualquier proyecto.
El presidente de la Asociación de Industrias (AIRD), Campos de Moya, aseguró que las alianzas han servido de catalizador insustituible para el fortalecimiento económico dominicano desde el fin de la Era de Trujillo, cuando el país debía sustituir el modelo económico agotado, por sectores que generasen riquezas y trajeran aires de modernidad.
Además del nacimiento de los parques de zonas francas y la creación de los polos turísticos, De Moya destacó los efectos positivos que han traído las alianzas público-privadas en la construcción de proyectos que han beneficiado tanto al Estado como al sector privado. Ejemplos de esto son las empresas generadoras de electricidad cuyo capital es mixto, así como la creación de Ciudad Juan Bosch, que se caracterizan por la operación eficiente.
Rechaza las propuestas de eliminar las exenciones fiscales al turismo y las zonas francas, planteadas por algunos grupos que, a su juicio, no cuentan con los conocimientos suficientes en el tema. Una de las razones es que se tratan de sectores neurálgicos para el desarrollo del país durante las décadas recientes.
Para poder contemplar la posibilidad de modificar ese régimen de exenciones se requiere de estudios profundos que ofrezcan una perspectiva más clara sobre los efectos para la economía. “No se debe tocar nada que afecte esos dos sectores sin antes conocer los pormenores a fondo”.
Juan Vicini, del Consejo Económico Binacional Quisqueya (CEBQ), considera que las alianzas público-privadas son el vehículo más idóneo para conseguir financiamiento del mercado de valores, con el objetivo de responder a las necesidades sociales del país.
A raíz de los trabajos en la frontera del grupo que dirige, el empresario estima que se necesita de US$5,000 millones para la ejecución de proyectos de desarrollo a largo plazo solo en la frontera norte. Por ello sugiere la creación de una gestora de fondos para alianzas público-privadas.
Vicini, además, pidió a los intermediarios del sistema de valores la creación de productos que se ajusten a las necesidades de fondo que requiere el país, aprovechando así, la liquidez del sector.
La Expo Mercado de Valores RD 2016, organizada por la empresa de capacitación, Aula Hispana, se enfocó en el análisis y promoción de las alianzas público-privadas como alternativa para estimular el desarrollo del mercado de valores.

Planteamiento del CREES

El vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), Ernesto Selman, resaltó la necesidad impostergable de la creación de un marco para que las alianzas entre el sector privado y el Estado fluyan de manera ágil.
Una de las razones planteadas por el economista es la alta presión por la que atraviesan las finanzas públicas, ya que cada vez más recursos son utilizados en compromisos ya adquiridos, como el pago de deudas o el 4% del producto interno bruto para la educación.
“La solución son las asociaciones publicas privadas, donde el capital privado participe en estos proyectos, pero debe haber un marco regulatorio confiable al respecto. Por ejemplo Ciudad Juan Bosch es una muestra de cómo alianzas público-privadas pueden funcionar. Si hay un marco regulatorio viene más inversión extranjera directa”, expresó.