Ladrones amordazaron a Kim Kardashian en la bañera para robar su apartamento.




Poco a poco se van conocieron nuevos detalles delasalto que sufrió Kim Kardashian en París. Cinco hombres armados, disfrazados de policías y con el rostro tapado se colaron en el lujoso apartamento privado donde se alojaba la modelo.
Tras amenazarla a punta de pistola le robaron unas joyas por valor de unos diez millones de euros. No sufrió daños físicos, pero el shock la dejó muy aturdida.
Según relatan medios como el TMZ o el Daily Mail, todo ocurrió la madrugada del lunes sobre las 2:30 horas. Los asaltantes, a los que la policía considera “unos auténticos profesionales”, engañaron al portero nocturno para entrar en el lujoso edificio. Una vez dentro le amordazaron y le obligaron a desvelar cuál era el apartamento de Kim Kardashian.


Ella estaba durmiendo en su cama cuando se despertó por el estruendoso ruido causado por los ladrones subiendo por las escaleras. No le dio tiempo a llamar a nadie, ya que nada más colarse en la habitación le arrebataron el teléfono móvil. Los asaltantes sacaron a la modelo de la cama y le pusieron una pistola en la sien.
Imploró por su vida diciendo que tenía dos hijos pequeños, pero ella no llegó a entender lo que decían los ladrones puesto que hablaban en francés. Acto seguido le taparon la boca, la maniataron con bridas y la metieron en la bañera de mármol.
La amiga íntima de Kim, Simone Harouche, fue la encargada de dar la voz de alarma. Ella dormía justo en la planta de abajo y al escuchar los ruidos sospechosos llamó al guardaespaldas de la modelo, Pascal Duvier. Este se encontraba con las hermanas Kourtney y Kendall Kardashian en un cercano club nocturno de París y avisó directamente a la policía mientras se dirigía hasta el lugar.
Según el relato de la estrella televisiva a la policía gala, durante el asalto temió por momentos que iba a ser violada. Aunque lo único que querían era llevarse el máximo botín posible. Por ello le quitaron el anillo de Lorraine Schwartz que le regaló su marido Kanye West valorado en cuatro millones de euros. Además se llevaron un joyero donde había piezas valoradas por un total de seis millones de euros. El robo fue rápido y en a penas seis minutos los asaltantes huyeron con unas bicicletas.
El mismo lunes, y tras las pertinentes declaraciones a la policía, Kim Kardashian volaba en un jet privado de regreso a Nueva York junto a su marido con el susto en el cuerpo. Durante el viaje la pareja extremó la seguridad y llegaron a su lujoso apartamento de Tribeca rodeados por una docena de coches repletos de guardaespaldas.


Así es el apartamento donde amordazaron y robaron a Kim Kardashian:

Via MSN