Nicaragua en el ojo del desastre! Huracán Otto arrasa y un terremoto de 7,0 grados sacude la costa.


El terremoto de 7,0 grados de magnitud en la escalera de Richter, que primero fue catalogado de 7,2 grados, sacudió la tarde de este jueves El SalvadorNicaragua Costa Rica. Tanto el Gobierno de Nicaragua como el de El Salvador activaron inmediatamente la alerta de tsunami para toda la costa del Pacífico siguiendo las recomendaciones del Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico (PTWP, en sus siglas en inglés). La alarma se desactivó tres horas después del seísmo.
El movimiento telúrico ocurrió a las 12:45 hora local (19:45 hora española), al oeste de las costas de Jiquilillo, en el Pacífico norte de Nicaragua, según las autoridades. Desde El Salvador se reportó que el terremoto se originó a 33 kilómetros de profundidad y, añadió el Servicio Geológico de los Estados Unidos, a unos 154 kilómetros al sur-suroeste de Puerto Triunfo. Hasta el momento no hay reportes de daños materiales ni víctimas.
En un primer momento se estimaron olas de entre 30 centímetros a un metro, según el PTWP, o de hasta tres metros, según anunció el Gobierno salvadoreño.
Un hombre transporta una nevera antes de la llegada del huracán Otto en Bluefields, Nicaragua
Un hombre transporta una nevera antes de la llegada del huracán Otto en Bluefields, Nicaragua (Reuters)
Por su parte, Nicaragua, que activó el estado de emergencia tras el movimiento sísmico, tuvo que afrontar también la amenaza del huracánOtto, de categoría 2, por la otra costa, del lado Atlántico. El temporal tocó tierra en la ciudad de San Juan con vientos de 175 kilómetros por hora. Antes se obligó la evacuación de miles de personas en las costas del sur del país y en el norte de Costa Rica.
En San Juan de Nicaragua, un municipio de 2.600 habitantes ubicado en el extremo del Caribe sur, fronterizo con Costa Rica, se prepararon cientos de albergues donde se encuentran refugiadas ya al menos 400 personas, se aseguraron las casas, la población compró víveres, y el ambiente era de tensa calma previo al impacto del huracán.