Univisión es uno de los grandes perdedores de la elección presidencial en EE.UU.


Ciertamente con la victoria de Donald Trump en las elecciones el pasado 9 de noviembre los grandes medios del establishment recibieron una inesperada sorpresa y, con ello, un fuerte golpe. Escribe el comunicador, excandidato republicano al Congreso y articulista, Jorge Bonilla: “Es un hecho, los medios perdieron en grande el día de las elecciones (…) pero parece que la cadena que más perdió en estas elecciones fue la que menos aprendió”.
Bonilla se refiere, en esta ocasión, a la inmensa cadena de televisión Univisión.
Durante toda la contienda el medio hispano mantuvo una postura bastante firme con respecto a los candidatos a la Casa Blanca: fue adversaria a Trump y favoreció a Hillary Clinton.
“No se supone que esto terminaría así para la cadena del país más grande de habla hispana, la cual estaba entregada a la victoria de Hillary Clinton para la presidencia de Estados Unidos”, señala Bonilla.
“[Para lograr la victoria de Clinton] Univisión abandonó cualquier simulación de objetividad, y se enfocó en la satanización de cualquiera que se opusiera a los intereses y a las preferencias políticas de la cadena, ya sea en temas como la inmigración o el cambio climático”, apunta.
Luego, con Donald Trump, explica el articulista, la cadena la tuvo fácil. Se enfocó en él y amplificó sus declaraciones inflamatorias. Asimismo, atacó a cualquiera que fuese una alternativa a Clinton y “llevó a cabo una guerra sucia en contra de Marco Rubio”.
Ahora, con la victoria de Trump, espeta el comunicador, el medio hispano tuvo un encontronazo con la realidad. Tenían preparada una celebración por la victoria de Clinton, dice Bonilla, pero esta, evidentemente, tuvo que ser cancelada.
“¿Está el medio castigado luego de sufrir tal humillación cataclísmica? ¿Aprendió Univisión su lección después de haber hecho vista gorda a las deficiencias de Hillary Clinton con el fin de castigar a Trump?”, se pregunta Bonilla, para luego indicar que parece que la respuesta es negativa.
Según el articulista la cobertura “lamentable” que tuvo Univisión de la contienda electoral pudo haber derivado en el “apagón” de televidentes y potenciales votantes por el Partido Demócrata, y parece que aquí Bonilla tiene razón.
En una nota en The Washington Post se informa que “el gigante de los medios de comunicación en español despedirá al 6 % de su personal”, es decir, entre 200 y 25o personas. Esto a raíz de que el último trimestre fue difícil para Univisión.
El jefe de entretenimiento y noticias de la cadena, Isaac Lee, dice que los despidos “son una respuesta a tiempos difíciles y desafiantes”.
“Necesitamos posicionarnos para el futuro”, enfatiza Lee.
Se lee en The Washington Post que Univisión tuvo una pérdida neta de US$ 30,5 millones, de los ingresos totales de US$ 735 millones. Eso significa una baja del 8 %.
Por último, culmina Bonilla: “El tiempo de Univisión debería ser gastado en una profunda reflexión y evaluación de sus propias prácticas periodísticas. Pero parece que la cadena no ha aprendido nada”.