Un posible planeta habitable en nuestro vecindario espacial


Nuestras esperanzas de encontrar señales de vida en otro planeta aumentaron en agosto, cuando los astrónomos desvelaron evidencias de un mundo que orbita la estrella más próxima al sol.
A solo 4.24 años luz de distancia, Próxima Centauri siempre ha fascinado a astrónomos y escritores de ficción, inspirando sueños de un sistema estelar lo bastante cercano para que la humanidad establezca comunicaciones en el lapso de una generación.
El planeta recién descubierto, llamado Próxima b, es casi tan masivo como la Tierra y sigue una órbita lo bastante cercana a su pequeña estrella roja para que el agua de la superficie –si existe- permanezca en estado líquido. Aunque pasará algún tiempo antes que tengamos la tecnología necesaria para explorar Próxima b en busca de señales de vida, el simple hecho de saber que existe es un aliciente para los astrobiólogos.